“Ya no sabemos cómo hablarle a la gente, les hemos rogado y suplicado”, dijo Vernengo

0 29

La presidenta de la Union Medica de Maldonado, teme por el agotamiento del personal de CTI.

Ana Vernengo, habló con Cinco Dedos sobre la situación actual del departamento en cuanto a la lucha contra la pandemia de Covid-19. La médica anestesista dio a conocer el hecho de que hay médicos honorarios trabajando como vacunadores, así como existe capacitación para los cuidados intensivos. “Cuidemos a la gente de CTI que está completamente agotada, personal medico y no medico”, indicó.

En primer lugar, manifestó que desde los primeros días de marzo estaban advirtiendo que las vacunadoras podían enfermarse y encuarentenarse, “porque veíamos que luego de una bajada de casos cuando vino la primera ola, empezaban a subir y podía perjudicar el proceso de vacunación”.

Es por ello, que formaron una lista de médicos/as honorarios que pudieran eventualmente cubrir esos puestos vacantes.

“Tuvimos una curva con una pequeña bajada que fue lo que concluyó en este ascenso de casos vertiginoso. De todas formas nosotros estamos alertas de dónde podemos hacer falta o cubrir, estamos saliendo de nuestras tareas habituales para estar a la altura de las circunstancias y cubrir cualquier vacante”, sostuvo.

En la misma línea, aseguró que anestesistas y otros grupos médicos están tomando cursos de CTI. “Estamos poniendo el hombro, el pecho a las balas y pidiéndole a la población que nos proteja”, señaló y agregó, “nosotros somos población y nos enfermamos junto a la población, no somos héroes no somos nada, tenemos nuestras familias nos tenemos que cuidar, si nos enfermamos nos morimos y dejamos chicos huérfanos, cuídenos, cuidemos a la gente de CTI que está completamente agotada, personal médico y no medico, tengan un poco de empatía”.

A su vez, remarcó que el tratamiento del paciente con Covid lleva una gran carga de estrés, “no solo porque no sabes en qué momento le podes errar porque es humano, sino por el hecho que los médicos no son ventiladores que funcionan las 24 horas del día, detrás de cada ventilador hay seres humanos que sufren con esa persona que está grave y probablemente se muera”, expresó.

Por su parte, comentó, “ya no sabemos cómo hablarle a la gente, les hemos rogado y suplicado, ya no sabemos cómo hacer”, arremetió.

No obstante, en la línea del cuidado de la ciudadanía, la doctora le contó a Cinco Dedos que hace unos días de noche existió una reunión familiar en la esquina de su casa. “Gran fiesta gran, como con 15 autos parados, habíamos quedado con el CECOED que teníamos un número al cual llamábamos para que de alguna manera fueran a fiscalizar los inspectores. Llamé a ese número de emergencia y me dijeron que sí había visto que había tantas personas ahí adentro, y que si no lo vi que no se me ocurra molestar”, afirmó.

Por su parte, ante la posibilidad de saturación de Cuidados Intensivos, aseguró que, “no quisiéramos llegar a decidir quién tiene que vivir y quién no en CTI, porque ya sabemos los que van a ser los más vulnerables. Es un acto de amor el hecho de no ir a reuniones y evitar romper la burbuja, es un acto que evita la decisión futura de elegir entre una persona y otra”.

Por último, indicó que se está vacunando de forma excelente en el departamento, pero “falta convencer gente de que se vacune”, señaló e informó que antes de ayer en el Campus se sumó una séptima mesa de inoculación gracias al apoyo de los médicos, y se puede llegar a implementar una mesa más. “Si esto se replica en todo el país seguramente podamos aumentar el ritmo de vacunación, es impresionante que estemos segundos en el mundo en cuanto a inoculación, por eso la única manera de ganarle al virus es aumentando el ritmo de vacunación”, concluyó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.