Muestra en el Museo San Fernando

0

La utilización de la acuarela como técnica plástica la podríamos trazar hasta la Edad Media, pero no es hasta principios del S XVIII que se comienza a popularizar a través de la comercialización de las primeras pastillas prefabricadas. Previo al Renacimiento su uso se limitaba a la ilustración de libros; posteriormente con el auge renacentista por el arte, pasó a tomar fuerza vinculada al dibujo (se utilizaba la acuarela para comenzar dibujos con aguadas).

La técnica cobró fuerza gracias a la Escuela inglesa de pintura, entre 1750 y 1850, periodo en el que el arte fue muy pujante en el Reino Unido. Con el tiempo fue cobrando un perfil más pictórico que asemejado al dibujo, como venía siendo hasta el momento. Se comenzaron a utilizar colores más vibrantes, e incluso cambió el uso del papel, pasando de utilizar colores tierra, azules o grises, al empleo de papeles más blancos.

Desde el S XIX se utilizó para ilustrar exploraciones botánicas, o en momentos dolorosos de la historia como quienes ilustraron escenas de guerra para la prensa.

Podemos apreciar los disímiles usos que se le ha dado a la técnica, pero conservando esa intención tan humana del sentimiento, la fe y la creatividad. Eso implica que dentro del colorido y la irreverencia de abstracciones y figuraciones, se puedan observar rostros de trabajadores que reverdecen las regiones, al igual de escenas en donde la violencia se apodera del momento.

Tantos años después, la acuarela sigue vigente, recordándonos que la belleza está alrededor, que la naturaleza es el escenario, pero nosotros somos quienes le damos el alma a cada uno de los territorios que hoy se reúnen, no solo para celebrar el arte, sino también la vida.

La obra de Eduardo Martínez Hughes logra sumergirnos en una atmósfera y un clima fugaz, pero a la vez intenso. Esto lo lleva a cabo gracias al singular enfoque de sus pinceladas, tanto como de un cuidado uso de la luz y las texturas.

Martínez escoge la acuarela después de haber transitado por muchas otras técnicas, pero toma este delicado medio con vehemencia, desarrollando su técnica de forma magistral.

En esta muestra se pueden apreciar escenas cotidianas de la vida moderna, en escenarios urbanos y con una intrincada prevalencia arquitectónica, con un estilo altamente expresivo.

Esta exposición nos sirve para repensar y apreciar la complejidad y posibilidades que otorga la acuarela, principalmente en la audacia del artista al optar por los grandes formatos, cosa poco común para este estilo. Hecho que lo lleva adelante con singular pericia, dando como resultado un formidable impacto visual.

EN ESCENA trasciende a los objetos retratados en las obras expuestas, se trata principalmente del clima y la atmósfera logradas por el artista. El ambiente generado es inmersivo, pero a la vez lo suficientemente dinámico y expresivo como para llevar al espectador a sentirse parte de las escenas retratadas.

Martín Ferrario

Curador

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.