«Habría que buscar algún mecanismo específico como de reducción de impuestos en el combustible, dijo Cal

0 157

El diputado de Cabildo Abierto por Maldonado aseguró que la bancada del partido coincide con su líder político.

En las últimas horas, el senador y líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, afirmó que no es partidario de la suba del gasoil ni del supergás, afirmando que “el Estado debería hacer un esfuerzo grande” con el objetivo de mantener el precio del gasoil en particular, por su relevancia para el sector productivo y toda la economía del país.

En dicho sentido el diputado de Cabildo Abierto por Maldonado, Sebastián Cal, se manifestó sobre el tema en el programa radial En Perspectiva.

En primer lugar, remarcó que él no tomaría las declaraciones de Manini Rios como una discrepancia a la decisión del gobierno debido a que no se puede desconocer la suba del petróleo y que durante el primer año de gobierno se hizo «un gran esfuerzo por no aumentar los combustibles”, indicó.

A su vez, señaló que se debe recordar para entender la postura del partido y lo que señaló el senador Manini hacia donde va direccionada la suba de los combustibles. 

“La parte deficitaria en el combustible es en la cadena productiva, debemos recordar también que la mitad del precio de los combustibles en Uruguay son impuestos y otro porcentaje importante es producción y ventas», aclaró.

En esta línea, el legislador expresó que cuando se refiere a parte deficitaria en la cadena productiva, considera los costos de producir que tiene Ancap, que incluye la compra de barriles de petróleo.

“Esa es la parte de todo ese círculo deficitaria y si no se aumentan los combustibles es difícil mantener la balanza equilibrada”, explicó.

Por su parte, aseguró que la bancada de Cabildo Abierto coincide con la postura de Manini, de que hay que hacer todo lo que esté al alcance para mantener dos combustibles al menos que son tremendamente necesarios.

“Es importante para mantener la cadena de precios que afecta al bolsillo de todos los uruguayos (gasoil) y el otro (supergás) involucra un tema sensible con la entrada del invierno”, señaló y graficó que si se aumentan $ 10 los combustibles, $ 5 se van en impuestos y a la parte productiva que es la deficitaria le van a llegar $ 3 y a distribución y comercialización $ 2.

«Habría que buscar algún mecanismo específico como de reducción de impuestos en el combustible como para poder repartir ese dinero o que la suba se pudiese trasladar específicamente para la parte productiva», apuntó el diputado.

Por último, planteó en este sentido que el principal cambio que se podría hacer en una situación particular como la que se está viviendo, es la de repartir la suba de combustible entre el consumidor final y la recaudación impositiva en el combustible, sentenció.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.